SEMIOLOGÍA PSIQUIÁTRICA Y PSICOPATÍA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

htpp://www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

 Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

Carta

Sin reparos

 

Complete datos de la persona que se presume como psicópata:

Edad: 52

Estado civil: Separada

Profesión Ama de casa…

Lugar de residencia: Capital de Argentina

Sexo: femenino

Otro dato de interés:

 

Datos de quien contesta el cuestionario (imprescindibles):

Edad: 59

Estado civil: Viuda

Lugar de residencia actual, ciudad y país: Capital de Argentina

Profesión operadora

Sexo: Femenino

¿Qué relación tiene o tuvo con esta persona?: Familiar directa

¿Cuánto duró/dura la relación?:

La conozco desde que nació, pero rompí definitivamente con ella desde hace 2 años.

¿Cómo la conoció?:

Somos parientes sanguíneos

¿Qué le atrajo/ atrae de esta persona?:

Además de sentir ese cariño enraizado que otorgan los lazos sanguíneos, las situaciones familiares que se han vivido a través de mucho tiempo, lo que más me atraía de ella era ese carisma con que conquistaba  a todo el mundo, sus moditos suaves, seductores, su simpatía, sentido del humor y siempre dispuesta a ayudar, escuchar, contener,  socorrer…”

¿Qué es lo que más le hacía/hace sufrir?

Sus mentiras, su envidia, la falsedad pasmosa, la manipulación y su vieja costumbre de robar y calumniar.

Satisfacción de necesidades distintas

La principal conducta que tiene Marita es la de vivir parásitamente de los demás, al principio seduce con sus “favores”, su escucha, su amabilidad fingida y su postura de víctima, cuando el otro se confía, le roba lo que encuentra, dinero, celular, joyas, es realmente su necesidad, porque vive de eso, y si no puede, manda a hurtar a su hijo o a robar a su pareja adicta a las drogas.

A1. Uso particular de la libertad

Hace un uso particular de la libertad, para lograr sus deseos, no respeta las normas, no le interesa nada, así sea traicionar a los seres que más bien le hicieron, al que más confía de ella, a la vecina que se compadeció de sus historias de víctima, una mañana, cuando el marido de esta mujer tuvo un infarto, Marita aprovechó la confusión y la ansiedad reinante en la casa, y le robó la billetera y dinero de la mesa de luz, también, a la amiga que le compró todo el ajuar, el cochecito, el moisés de su beba por nacer, que incluso la eligió de madrina para la niña,  a esta chica, (una trabajadora sacrificada, que se dedicaba a cuidar ancianos durante 12 horas o más, día y noche), una tarde que se confió, le robó el dinero del alquiler.

Intolerancia a los impedimentos

Si su deseo no se cumple (si le falla un hurto o si la descubren) se torna violenta, grita, insulta, maldice, hasta es capaz de llegar a la agresión física, o de lo contrario, llora, se retuerce contra sí misma y cae en profundos estados de melancolía y acude a medicamentos que le provoquen sueño, luego se levanta con los ojos hinchados  por el llanto y de muy mal talante, le grita a los animales, a los hijos…

¿Piensa que todo es posible?

Sí, confía en ella y sus posibilidades hasta llegar a grados de idiotez, al punto de que ya ningún vecino le abre la puerta, ha perdido las mejores personas que la ayudaban y le brindaban cariño. Hubo un tiempo en que yo estuve muy enferma, quizás creyó que iba a morir y conmigo ya no se cuidaba de ocultar sus conductas, por ejemplo, me contó que su teléfono estaba intervenido y ella igual hablaba por ese medio con delincuentes, arreglando citas de su pareja adicta (el padre de la nena) para desarmar coches robados, le dije que era una tonta y que iba a caer presa, porque si el teléfono estaba intervenido, la pasaría mal, me contestó levantándose de hombros y con una sonrisa más que segura, susurrando: “No pasa nada”, luego andaba asustada, porque la policía la “visitó”, con un aviso del diario, donde figuraba su teléfono, ofreciendo a la venta coches que se descubrió eran robados y como su pareja, recientemente había caído preso, ella dijo con su mejor cara de inocente que desconocía en los líos que se metía su marido, no sé si me contó toda la verdad, porque solía mentir asiduamente, pero se la notaba nerviosa y de mal humor y con temor de que la persiguieran.

Impedimentos: ¿Tolera las frustraciones y los fracasos?

Como expresé arriba, no tolera que las cosas no se den como las tiene previstas, su tiempo lo emplea en premeditar cómo conseguir dinero sin trabajar y cuando no consigue plata, se la ve demacrada y de mal talante, le grita a los hijos, adula al padre para sacarle algún mendrugo y detrás lo maldice. Tampoco perdona sus fracasos y menos aún si falla y  si descubren que robó y la echan, ahí se saca la máscara de dulce doncella y calumnia, insulta y agrede a quien la pone en evidencia, es muy adepta a hacer correr mala prensa con aquellos seres que le dieron toda su confianza y cuando los despoja de algún valor material o en pesos, y comprueba que la despiden para siempre.

A2. Creación de códigos propios

En general, tiene códigos marginales, incluso su vocabulario, es de tipo “tumbero”, (expresión que ella utiliza) aunque nunca estuvo presa, pero como se rodea de delincuentes, adquiere ese léxico, siempre conoce mucha gente de aquí y de allá, que aparece y desaparece, se la pasa hablando por teléfono con personas que en poco tiempo la visitan asiduamente y tienen un trato de una confianza fuera de lo común para el poco tiempo que se conocen, ella los eleva a la categoría de gente muy buena, que le ha hecho infinidad de favores, para luego decir que son unos pesados o pesadas, confianzudos, ladrones, y toda suerte de apelativos desagradables, cuando hasta hacía dos días eran sus amigos y / o amigas del alma.

¿Respeta la ley y las normas comunes?

En general no. Se engancha el gas, la luz, el cable, conoce todas las trampas para pagar menos, es echada de los supermercados por robar mercadería, cuando no puede pagar sus deudas, utiliza su cara de ángel y su victimización para que los demás le paguen servicios, como el teléfono, por ejemplo (que ella usa asiduamente). Odia recibir a su padre, lo maldice y le desea la muerte, pero a la vez lo invita a su casa y lo recibe con una sonrisa inofensiva y le dice: “Entrá papi, qué suerte que viniste, ya te cebo unos mates…” y detrás hace señas como de hartazgo y mueve las manos semiabiertas hacia abajo y hacia arriba, en el clásico ademán de “cómo hincha…” etc. A veces anda con dinero falso “que me da un amigo”, todo esto lo pude comprobar cuando estuve muy enferma, (como ya dije, en ese entonces ella me confiaba cosas, porque me veía mal), aunque yo sabía de sus correrías por mi propia experiencia, varias veces me había robado enseres o dinero, con su mejor cara de ángel y ahora, que me veía vulnerable y en cama, me visitaba “para ayudarme”, aprovechaba cuando yo estaba sola y así se alzó con celulares, sábanas, dinero, etc., y hasta un control remoto universal que había comprado mi hijo y que luego encontré en su casa, con la misma rotura en el costado izquierdo y una peculiar marquita de pintura con que se había manchado una vez que estábamos pintando un mueble.

¿Sigue su propia ley y sus propios códigos?

En general, su lenguaje y códigos más bien corresponden a formas y estructuras marginales, de todos modos, aunque muestra una faceta de dulzura y complacencia, puede mandar a robar (o hacerlo ella) y lo justifica tranquilamente, diciendo: “Es para mantener a mi hija menor”… Claro que antes de tener hijos, también robaba, a los 13 años le robó el sobre con el sueldo de jubilación de su abuela y cuando fue descubierta, corriendo con el sobre aferrado a su pecho con ambas manos, se rebeló, insultó, pateó y maldijo a la abuela. ¡Ella y su madre se sintieron muy ofendidas con la abuela y no la visitaron por largo tiempo!

¿Carece de remordimientos o de culpa?

Marita es muy buena con sus mascotas, los atiende bien, les da comida, los lleva al veterinario con dinero de quién caiga en ese momento, los baña, les da abrigo y cariño. Pero el perro de su vecina la odiaba, porque ella, cuando la vecina trabajaba, saltaba la pared que dividía las casas y le robaba la ropa de la soga o lo que podía encontrar, entonces, el perro (un ovejero) la atacaba… comenzó diciendo que ese animal podía morder a su hijita como lo hizo con ella, y que era necesario envenenarlo, matarlo de alguna forma “porque es un peligro”, fue así que consiguió un veneno potentísimo y lo mató, luego sonreía tranquilamente expresando: “Pobrecito… tuve que hacerlo, molestaba demasiado, un día iba a morder a la nena, me dio lástima, pero qué se puede hacer…” Otra vez vino a visitarme muy excitada, yo estaba en cama por mi enfermedad, entonces me contó que había “mandado” a  su pareja a robarle la camioneta a un vecino asmático, padre de cuatro hijos pequeños, que con grandes sacrificios había conseguido comprar el vehículo para hacer un reparto, ya que había quedado desocupado debido a su enfermedad, a pesar de sentirme débil, me indigné y le enrostré que si no le daba pena sacarle la herramienta de trabajo a un pobre hombre, enseguida me contestó “Mi hijita está pasando hambre, que se cague quién sea, la nena  necesita comer” y con una sonrisa triunfante: “Hoy mi pareja desarma la camioneta y va a vender los repuestos, pronto habrá platita fresca”…Otro hecho era que se reía cuando le ponía purgantes en el mate o el vino que tomaba su pareja, el hombre sufría de divertículos y defecaba sangre de tanta diarrea que le provocaba, o sino le metía medicamentos para hacerlo dormir : “Que se cague, me tiene harta”, decía, me contaba que él le pegaba y ella le devolvía los golpes. Incluso un día pasé por su casa (cuando yo estaba convaleciente) y vi cómo ambos se golpeaban, él la amenazaba con matarla, había muchas visitas y los vecinos llamaron a la policía, que llegó cuando el hombre se había ido y todo estaba calmo. En realidad eran reyertas comunes entre ellos.

¿Repite errores?

Sí, confiar demasiado en sus posibilidades, mentir continuamente y ser descubierta, seducir y complacer hasta el hartazgo, para ganar terreno en conseguir “cosas”, es como que le interesan más las cosas que las personas.

A3. Repetición de patrones conductuales

Mentir compulsivamente, seducir, manipular, robar, calumniar.

¿Repite de la misma manera las acciones negativas?

Sí, es muy común que te visite, te endulce, te diga las palabras más bonitas, y cuando saca algo que le gusta (un celular, dinero, lo que sea), de pronto se agita y dice estar muy apurada para irse… la víctima de turno le dice asombrada “Pero si al llegar dijiste que te quedabas un buen rato, que tenías tiempo…”, ella entra en contradicciones y se va urgente, con su “botín” entre las ropas, antes de que la persona que la haya recibido, note que le faltaba tal o cuál cosa. Y ya comenté lo que hace si se la pesca, insulta, se torna muy agresiva.

¿Tiene algún signo que anticipe sus conductas negativas?

Sí, cuando es desenmascarada o cuando ve que no puede ser útil quién tenga adelante, aunque haya sido la mejor persona del mundo con ella, la agredirá de palabra, la hará tensionar para que el otro, la otra, se marche o si está en otro lugar, se sienta mal y se aleje.

A4. Necesidad de estímulos intensos

Le he visto a través de su vida, meterse en situaciones de riesgo y tensión, por ejemplo, su primer marido tenía problemas psiquiátricos y mientras él trabajaba, ella tenía una vida más que promiscua, en su casa y delante de su hijo mayor, que en ese tiempo era un niño, tuvo intrigas con distintos amantes y le hacía prometer a su hijo que no le contara nada al padre, esta situación la llevó a la separación, ya que el marido la quería matar, entonces ella le metía en el mate, el doble o el triple de los medicamentos psiquiátricos, no entiendo cómo no se murió, el niño vivió esos horrores y hoy, con 30 años, tiene problemas psicológicos, aunque trabaja y en general es buena persona.

¿Tiene conductas de riesgo?

Ya apunté arriba, cómo “jugaba” con la adrenalina, para que su violento marido no se diera cuenta de que le era infiel, casi en sus propias narices, también, la forma compulsiva de robar y escaparse, al punto de que muchas veces fue sorprendida y hasta golpeada y / o amenazada por quienes había perjudicado. No respeta nada, velorios, ceremonias religiosas, cumpleaños… Entra Marita y todos sujetan su monedero (si lo hace en el barrio), si aparece dónde aún no es conocida, seduce con su mejor sonrisa, su calidez, esa amabilidad increíble que exhibe, su espléndido sentido del humor, sus modos suaves y gatunos. Antes era una hermosa mujer y ese atributo lo explotaba más aún, recuerdo que dos de sus novios quisieron suicidarse, ella levantaba los hombros y les decía: “Por mí,  matáte, qué me importa”, uno de ellos vino a mi casa pálido y desesperado, había tomado una cantidad impresionante de lo que entonces se llamaban barbitúricos (no sé cómo se denominan ahora, porque nunca consumí esos medicamentos), tuve que llevarlo de urgencia al hospital donde se le practicó un lavaje de estómago y quedó en observaciones hasta el día siguiente, el joven no hacía más que balbucear llorando “A ella no le importa nada, anda con otro, me dejó… “. Cuándo le llevé noticias de lo mal que la pasó el muchacho, se rió y contestó “Que se joda”. Entonces le dije que esas cuestiones tratara de solucionarlas ella, ya que dos por tres, venía algún enamorado a la casa de mi madre o a la mía, (toda la familia vivimos muy cerca uno del otro) con idea de suicidarse, era como que conducía a algunos jóvenes al suicidio, o sino se “enganchaba” con hombres re-violentos, sádicos o generalmente adictos al juego, las drogas, etc.

¿Se aburre con facilidad?

Continuamente: Todo la aburre y entonces se queja de su suerte, de lo bien que la pasan otras, que tienen buenos maridos, con dinero, que las mantienen y ella en cambio… cuando se le esboza la idea de trabajar, dice que no puede, “por la nena”… para esto la nena ya es grande, casi una señorita.

¿Tiene proyectos de vida a largo plazo?

No. A veces comienza con que tiene en manos un negocio, vender esto o aquello, o negocios utópicos, de dudoso éxito, pero ninguno lleva a cabo. A veces ha intentado trabajar como doméstica, pero tampoco dura, porque roba.

¿Abusa de drogas o alcohol?

Es asidua consumidora de medicamentos para dormir, si no los tiene, es capaz de adulterar recetas, de convencer a los farmacéuticos, etc.

¿Tiene conductas perversas en lo sexual?

Cuando aún era adolescente, no recuerdo porqué causa, pasé por su domicilio. Hacía mucho calor y su casa permanecía con todas las puertas y ventanas abiertas, de forma que se veía todo el interior desde afuera. Su madre dormía boca arriba y en la cama de al lado (separada por menos de un metro), estaba ella totalmente desnuda, montando a su novio de turno, que también se hallaba sin ropas, por supuesto que me retiré inmediatamente.

¿Tolera situaciones de mucha tensión?

Con todo lo que narré anteriormente, no entiendo cómo una persona puede vivir situaciones de tanta tensión y seguir con su cara de ángel y aún sonreír “tristemente” o reír abiertamente o de última llorar, según sea la situación, pero al poco tiempo, está como si nada hubiera pasado, como que todas esos momentos tan tensionantes, representan una “normalidad” en su vida.

Cosificación de otras personas

Bueno, ya he dicho que parece que para ella son más importantes las cosas que las personas… y sí, cuando engaña para usurpar lo que a ella le interesa del otro, aunque el otro esté enfermo o sea más pobre que ella, no le tiene la menor consideración.

¿Es egoísta?

Cuando se la conoce superficialmente, no parece para nada egoísta, parece que da todo, pero después  saca todo y más aún, saca la confianza que se le ha otorgado,  dejando un amargo sentimiento de angustia y asombro.

¿Se cree superior a los demás?

Cuando se siente capaz de cometer acciones arriesgadas, sí, pero a veces cae en lamentables estados de melancolía y se sume en los más ardientes autoreproches, se siente inferior, indefensa, envidia la suerte de otras, que “siendo unas h.d.p. tienen suerte”…

¿Todos deben girar a su alrededor según sus deseos?

Sí, sobre todo sus hijos, su pareja.

¿Hace lo que quiere sin importarle las consecuencias?

No le  importa romper con la gente que más bien le hizo, nadie de la familia le tenemos la menor confianza, tampoco las amistades que más la ayudaron y le fueron leales, muchos y muchas (entre ellos yo) ni siquiera le hablamos, ni la visitamos, si la vemos por la calle, cruzamos los dedos, la vereda, le disparamos como a la peste, hemos asumido el “contacto cero”, aún antes de conocer esta técnica, porque nos “curó de espanto”.

Empatía: ¿Le importa los sentimientos del otro?

Por lo que he visto a través de tantos años, por la  persona  que tenía sentimientos más estables y piadosos  era por su madre, que en definitiva, era muy parecida a ella.

¿Manipula?

Siempre que desea satisfacer sus necesidades atípicas, es una artista consumada manipulando…

¿Seduce?

… seduciendo, esperando que el otro / a, quede hipnotizado con su carisma…

¿Miente?

Miente, actúa, seduce, solo miente, para sacar provecho y luego huir con cosas o dinero que usurpa a los demás y puede hacerlo con la sonrisa más tranquila y filosa, pasmosamente calma.

¿Actúa para conseguir lo que quiere?

Sí, ya lo he explicado y es una excelente actriz.

Coerción: ¿Usa la agresión física para conseguir sus objetivos?

Puede usar la agresión física como la psicológica y es muy hábil para ello.

¿Usa la agresión psíquica para conseguir sus objetivos?

También, por ejemplo a mí, un día antes de operarme, me robó el dinero que tenía para llegar en remís hasta el hospital, como la descubrí, (por supuesto que negó haberme robado, aunque fue re-evidente) me enviaba sms al celular diciéndome “que Dios me iba a castigar y que ahora, con la operación, me DESEABA MUCHA SUERTE, así, textual, en mayúsculas, para connotar lo contrario, es decir, el mensaje era de lo más negativo, decidí no contestarle nada y desde esa vez empleé el llamado “contacto cero”, que me dio muy buen resultado.

Parasitismo: ¿Vive del esfuerzo de otro?

Nunca trabaja, vive de sus hurtos y artimañas.

¿Usa a las personas

Sí, para satisfacer sus necesidades

¿Logra distorsionar los valores y principios de los demás

Conmigo no lo logró, no sé con los demás.

¿Es insensible?

No lo parece a simple vista, pero es capaz de desvalijar a gente que está en situaciones límites, lo he comprobado, ya lo comenté.

¿Es cruel?

Creo que con los ejemplos que di, se ha notado su crueldad, a veces disfrazada con su amabilidad, sus ganas de “ayudar”, su cara de ángel.

¿Humilla y desvaloriza?

La he visto humillar y desvalorizar a su hijo, a sus parejas.

¿Extraña, echa de menos?

Con sus hijos y eventual pareja tiene relaciones muy “pegoteadas”, absorbentes.

¿Crea tensión y agotamiento en la relación con otras personas?

Pienso que sí, cuando se la conoce en su esencia, hace temblar.

¿Crea relaciones adictivas, dependientes

Totalmente. Es como que uno queda prendada / o de su calidez en el trato, su dulzura, su extraña forma de simular cariño, de atender…de contener en los momentos más difíciles, claro que todo lo que da, lo arrebata con las acciones más vulgares y horribles

¿Desea agregar algo más?

Sí, que agradezco al Dr. Marietan el espacio concedido y que espero, sea útil para los demás.

Nayla.

 

 

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI